ç Un “fantasma” est recorriendo Europa: el resurgimiento del racismo institucional. [Artículo] - [Concejo Educativo de Castilla y Len]
  >INICIO PORTADA de Concejo Educativo de Castilla y Len  
Un “fantasma” est recorriendo Europa: el resurgimiento del racismo institucional.

Una educacin inclusiva, necesita politicas inclusivas.

Publicado por Enrique Javier Dez Gutirrez | 14 de enero de 2012

Aunque este artculo poda haberse pubblicado el da internacional del inmigrante (18 de diciembre), este tipo de anlisis y denuncia, es bueno hacerlos cualquier da del ao. Una educacin realmente iclusiva lo necesita.

En el 2000 la Asamblea General de la ONU proclam el 18 de diciembre Da Internacional del Migrante. En ese da, en 1990, la Asamblea haba adoptado la Convencin internacional sobre la proteccin de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares. El mensaje del Secretario General, en ese da, peda a las partes en la Convencin que redoblen sus esfuerzos por ayudar a hacer efectivos los derechos garantizados en ella. La situacin irregular de muchos migrantes internacionales no debe privarlos de su humanidad ni de sus derechos.

Once aos despus parece que un “fantasma” est recorriendo Europa: el resurgimiento del racismo institucional, plasmado en polticas de gobiernos conservadores como el de Berlusconi en Italia o el de Sarkozy en Francia, y que se extiende lenta y sostenidamente por toda la geografa europea. El primer ministro britnico, David Cameron, siguiendo los pasos de Angela Merkel en Alemania, declar fracasado el multiculturalismo en el Reino Unido. Para el primer ministro se trata de dejar atrs la “tolerancia pasiva” para adoptar un “liberalismo muscular activo”. La vaguedad de la frmula muestra que el discurso de Cameron, como el de otros dirigentes europeos, busca ocupar el espacio poltico al que aspira la ultraderecha.

Consecuencia de ese racismo institucional es el racismo social que se va asentando progresivamente en la poblacin. La investigacin internacional Transatlantic Trends: Inmigration 2010, un macroestudio de la Fundacin estadounidense German Marshall y que en Espaa coordina la Fundacin BBVA, revela que para la mitad de la ciudadana “hay demasiados inmigrantes en el pas”, en parte, afirma, porque sobreestiman el porcentaje que suponen los extranjeros respecto de la poblacin: la mayora de los encuestados cree que suponen un 24% del total de habitantes, cuando la realidad es que apenas alcanza el 12,2%. Es ms, los estudios sobre convivencia escolar en Espaa constatan un aumento del racismo y la xenofobia en los centros educativos, decreciendo el imaginario romntico de una sociedad mestiza y multicultural. En el estudio sobre Actitudes ante la Inmigracin y Cambio de Valores del CEMIRA un 53% de los escolares consider que debera expulsarse a las personas migrantes en situacin irregular y un 51% pensaba que “quitan trabajo a los espaoles”.

Por eso la Comisin Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), en sus ltimos informes anuales, ha expresado su preocupacin por el "aumento general" de la "estigmatizacin" a los y las inmigrantes, tendiendo a acusarles de ser "los responsables de la degradacin de las condiciones de seguridad, el desempleo y los dficit de los sistemas de salud". Sorprende cuando, segn cifras oficiales del Ministerio, el “balance econmico de la migracin”, es decir, el resultado entre lo que reciben las personas migrantes (educacin, sanidad, proteccin social, ayuda a la vivienda, etc.) y lo que aportan (cotizacin a la seguridad social, pago de IRPF, pago de impuestos indirectos, etc.) es tremendamente favorable para nosotros: 6.000 millones de euros netos. Lo cual supone que cada espaol o espaola, recibe 105 euros al ao de la inmigracin. Es ms, segn el profesor universitario Arcadi Oliveres, necesitaramos 240.000 inmigrantes por ao para mantener equilibrada la pirmide poblacional y tener una generacin intermedia que mantenga las pensiones de la tercera edad y la educacin de los ms jvenes que todava no cotizan.

Sin embargo todos los pases han endurecido su poltica inmigratoria, para frenar la llegada de nuevos inmigrantes. En Espaa se ha pasado de las regularizaciones extraordinarias al endurecimiento de las condiciones de reagrupacin familiar y al fomento del regreso a los pases de origen, recortando derechos fundamentales de las personas.

El desafo que nos plantea la inmigracin no es cmo insertar en nuestro orden de las cosas (la lgica del mercado) a quienes vienen, lo que siempre se concreta en qu cambios deben realizar los inmigrantes, sino tambin y sobre todo la migracin nos hacen comprender que es precisamente ese orden de las cosas el que tiene que cambiar. La respuesta a este desafo exige otra poltica, que se basa en profundas transformaciones. Las dos condiciones bsicas para ello es hacer posible y efectivo el reconocimiento del derecho a la libre circulacin como derecho humano universal y, junto a ello, promover el establecimiento de relaciones internacionales equitativas, uno de cuyos instrumentos fundamentales debe ser la estrategia de romper las relaciones internacionales de explotacin. De forma que la decisin de migrar no sea slo el resultado de una necesidad imperiosa, de un destino fatal, sea para huir de la miseria o para mejorar las condiciones de vida, siguiendo el rastro de las riquezas que les han sido expoliadas.

Dicho de otro modo, por qu, en lugar de reivindicar eternamente la regularizacin de los recin llegados, no reivindicar mejor la abolicin del estatuto de extranjero, estatuto necesariamente discriminatorio y excluyente y, de ese modo, la abolicin de los papeles? Debemos y podemos abrir las fronteras y proclamar la libertad de circulacin y de instalacin. El cierre de las fronteras no slo atenta contra los derechos humanos; es, por encima de todo, una medida que no puede funcionar, todos los pases de la UE lo han comprobado. En realidad no hacen ms que exponer a los que intentan pasar a un peligro de muerte, y a los que lo consiguen a una situacin de debilidad frente a la explotacin.

Lgicamente, la apertura de las fronteras, supone tambin la libertad de permanecer en su pas, lo que requiere un saneamiento radical de las relaciones internacionales: simultneamente los pases de inmigracin deben renunciar a fomentar guerras a travs de terceros pases, a apoyar regmenes polticos productores de miseria y a practicar el dumping social a travs de la deslocalizacin de sus industrias de mano de obra.

Debemos pelear por un proyecto poltico comn que haga posible el derecho a migrar y a quedarse, a circular y a permanecer, que garantice la desaparicin de todo tipo de leyes especiales que por motivos de etnia, gnero o clase justifiquen la exclusin del contrato social vigente en las sociedades que se precian de democrticas. Debemos empezar a construir una ciudadana mundial ya.



Comentarios

  • > Un “fantasma” est recorriendo Europa: el resurgimiento del racismo institucional.
    21 de febrero de 2013, Publicado por Enrique
    Hasta qu punto la escuela es inclusiva, integradora y compensadora? El gran error de base es que el modelo inclusivo se ha intentado imponer por decreto, sin que la sociedad en su conjunto ni muchos de los que lo tenan que aplicar estuvieran convencidos o preparados para hacerlo, y se ha aplicado conservando muchos de los rasgos de la escuela tradicional, entre ellos la mayora de las prcticas que conducen inevitablemente a la seleccin. Desde el momento en que los alumnos se agrupan por cursos, siguiendo el criterio de tener la misma edad, y el Estado fija unos conocimientos mnimos que todos deben alcanzar en cada nivel, ya se est desvirtuando la esencia de la inclusin.

    Inclusin o seleccin?







Concejo Educativo de Castilla y León
Movimiento de Renovación Pedagógica
www.concejoeducativo.org
Ir arriba

Este sitio puede funcionar colaborativamente gracias al programa libre SPIP www.spip.net