PORTADA      > Mapa Concejo Educativo de Castilla y León     
Parar la aplicación de la LOMCE en 2016-2017. Manifiesto público.

[ÚLTIMOS]  23 marzo => Bases para una nueva ley educativa en CyL       17 marzo 2017=> El negocio privado en la educación en España no quiere límites     




Seguir este sitio
Breve en la Sección Política educativa
Las secciones bilingües: ¿nueva receta para ser europeos plurilingües?

20 de noviembre de 2006

Nadie niega, como se señala en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06), que el aprendizaje de otras lenguas desde un enfoque plurilingüe e intercultural es una necesidad social y, por tanto, un componente básico de la formación de los y las ciudadanas. También es cierto que los currículos integrados favorecen un mayor desarrollo de la competencia comunicativa de una segunda lengua y/o lengua extranjera. Lo que ya no es creíble, es que el abracadabra (o el Hocus pocus , ahora que cada vez somos más los que estamos dentro de esta tendencia bilingüe), nada por aquí, nada por allá , funcione a la hora de llevar a cabo este modelo.

Una vez más, nos encontramos con que las administraciones se lanzan a los nuevos retos con la misma previsión, reflexión y armas a las que nos tienen acostumbradas. Detectan un problema o demanda, crean unas cuantas órdenes y decretos y en un One-two-three, ¡Ya estamos preparados para integrarnos en Europa! Eso sí, sin olvidar que los concertados también comparten nuestros fondos públicos y, por tanto, para evitar injusticias, mientras que en el curso 2007/08 [1] sólo se autorizarán secciones bilingües en un máximo de 50 centros públicos, los centros concertados no tendrán ninguna limitación.

¿Es mucho pedir, en este caso a la Junta de Castilla y León, un poco de seriedad y de reflexión? ¿De qué ha servido la experiencia de iniciación temprana de la enseñanza del Inglés o de los centros bilingües (acuerdo entre el British Council y MEC)? [2]. Adelantar la enseñanza de un idioma o impartir diferentes materias en la nueva lengua no garantiza el desarrollo de la competencia comunicativa y de las distintas competencias generales (que, por cierto, también hace tiempo Europa demanda) si no va acompañada de un cambio curricular y metodológico y de una forma de trabajo profesional y colectiva diferente.

De la noche a la mañana, un centro se puede convertir en sección lingüística, y venderlo, como hace la privada como “factor de calidad”. O lo que es más, de la noche a la mañana, un centro privado con etiqueta de bilingüe se puede convertir en concertado. Y en esto la privada concertada nos lleva ventaja porque, siguiendo la receta que nos propone la Junta, para ellos es mucho más fácil: ellos se lo guisan, ellos se lo comen. ¿Recursos? No, gracias. Cada centro con lo que tiene, si acaso uno más de apoyo ¿Cómo implantarlo? Elige entre dos o tres disciplinas no lingüísticas para darlas en otro idioma, selecciona los contenidos y haz un proyecto ¿Formación? Dios proveerá.

En el borrador de orden para la creación de secciones bilingües, con carácter experimental, en centros de Castilla y León se contemplaban medidas de apoyo a los centros públicos autorizados para la creación de estas secciones: incremento de plantilla y de presupuesto de gastos de funcionamiento, formación específica para el profesorado participantes, fomento de la participación en proyectos e intercambios de carácter internacional, etc. Ahora, en la ORDEN EDU/6/2006 (BOCyL 12-1-06) por la que se regulan la creación de secciones bilingües de centros sostenidos con fondos públicos en la comunidad de Castilla y León, simplemente se menciona que los centros autorizados (no sólo los públicos) “recibirán de la Administración educativa los recursos necesarios para el desarrollo de su proyecto de sección bilingüe”. Se elimina, además, la figura del coordinador del programa.

Surge, entonces, una duda: si con el profesorado de lenguas extranjeras que tenemos, el desarrollo de la competencia comunicativa en dicha lengua del alumnado en nuestro estado y en nuestra comunidad autónoma no es, ni mucho menos, el deseable; si ser especialista en una lengua extranjera no supone estar formado para dar cualquier otra materia en esa lengua; si el profesorado, competente en ese idioma que imparte otras disciplinas no lingüísticas, no tiene por qué saber cómo se aprende un idioma; y si, en general, no estamos formados para desarrollar un modelo integrado, basado en el desarrollo de competencias y en un modelo inclusivo (que se supone son las orientaciones que marca Europa en educación); es, decir, si somos nosotros y nosotras mismas, sin mayor formación, sin cambio metodológico y curricular, los que vamos a llevar a cabo los programas bilingües... ¿de qué hablamos cuando nos referimos a desarrollar una competencia plurilingüe e intercultural? ¿Más de lo mismo, pero ahora en versión subtitulada?

¿No será que se está usando, en muchos casos, la creación de centros bilingües para finalidades diferentes a las de lograr la competencia lingüística en otro idioma?. ¿No será el de seleccionar alumnado y “deshacerse” del que no se desea?

¿Y qué sucede con el alumnado que va siguiendo con más dificultad el ritmo "normal"? ¿Tendrá más dificultades en una sección bilingüe? ¿Se tiene en cuenta que el apoyo que se tiene en casa es muy distinto si los familiares dominan la segunda lengua o no?

¿Bilingüismo?. Sí, pero con seriedad, please!


Breve de Concejo Educativo de CyL
+ breves de Concejo


[1] ORDEN EDU/1663/2006, de 24 de octubre. BOCyL 30-10-06

[2] Una aclaración: las "secciones bilingües" promovidas por la Junta de CyL son algo distinto de los "centros bilingües" (fruto del acuerdo entre el MEC y el British Council) que llevan unos años funcionando, pues éstos tienen bastantes más medios (incluso aunque, como parece, se hayan ido reduciendo)


Comentarios

  • > Las secciones bilingües: ¿nueva receta para ser europeos plurilingües?
    22 de abril de 2008, Publicado por Mercedes Benito Sánchez

    Trabajo en un instituto de educación secundaria con sección bilingüe en inglés. Actualmente desempeño la función de coordinador o asesor lingüístico, como se dice por aquí últimamente (esto es muy nuevo y los nombres cambian casi cada curso). La función de un coordinador con presencia en el aula y apoyo a los profesores que imparten materias no lingüísticas ha sido fundamental en nuestro centro. El hecho de tener un apoyo en el aula ha animado a más compañeros/as a participar en el programa de sección bilingüe y sirve de ayuda a los alumnos que muestran más dificultad para seguir las clases en inglés. Huelga decir que el nivel general de disciplina y el clima de aprendizaje en la clase es claramente mejor cuando estamos dos profesores en el aula. Después de dos años académicos impartiendo dos y tres materias por curso en inglés y con aumento lectivo en la materia de inglés (impartimos 5 horas de idioma en cada curso; los chicos salen más tarde algunos días a la semana) hemos observado una clara mejoría de la competencia lingüística de los alumnos (en todas las destrezas); han aprendido a comunicarse en inglés con los profesores y entre ellos, sin miedo y sin verguenza, y el acercamiento cultural a través de temas y experiencias relacionadas con Gran Bretaña, Irlanda y USA les ha enriquecido y les ha ayudado a conocer y respetar todo lo relacionado con el mundo anglosajón. Este mayor nivel del alumnado no es simplemente palabrería o comentarios de los padres; lo comprobamos anualmente con pruebas objetivas de nivel de idioma (oral y escrito) y ofrecemos siempre la posibilidad de que la administracción lo compruebe cuando desee (pero deben andar ocupados y no vienen por el instituto).

    No nos parece que haga falta "saber cómo se aprende un dioma" para poder transmitir conocimientos de la propia materia en ese idioma; enseñar el idioma no es la función de los profesores que imparten su materia en inglés; ellos se dedican a "comunicar su materia" y a hacer las actividades propias de la clase en inglés y los chicos van adquiriendo muchas estructuras y expresiones de una forma "directa" sin cuestionarse las cosas a nivel lingüístico. Las explicaciones lingüísticas son asunto del profesor de inglés, que siempre puede resolver esas cuestiones en su clase. Quizás le ha llegado el turno a los "no especialistas" de participar en la mejora de la enseñanza de diomas; cerrarles el paso sería no velar por los intereses de nuestros alumnos.

    Está claro que las secciones bilingües están muy lejos de la perfección hoy por hoy; habrá que ir modificando, legislando y perfeccionando todo con el tiempo (y aquí la administracción debe implicarse y compromenterse si no quiere que todo quede en papel mojado); habrá que motivar al profesorado implicado con reducciones lectivas, ofrecerle formación continua en el idioma, aumentar la plantilla de los centros y bajar la ratio de alumnos por aula, dotar y apoyar económicamente a los centros para que puedan llevar a cabo el programa de una forma digna, inspeccionar y evaluar el programa bilingüe en cada centro de forma constante para poder evitar que se quede todo en un truco publicitario, un lavado de cara para captar mejor alumnado ... pero, aún con todos los defectos que podamos encontrar a día de hoy, hemos podido comprobar que merece la pena ofertar la posibilidad de aprender más a aquellos alumnos que lo demandan. Ofertar la opción bilingüe a aquellos alumnos que lo desean solamente enriquece la variedad de opciones, la "diversidad" bien entendida y hace que aquellos alumnos y familias que demandan más del sistema educativo público no tengan que irse a otros sitios a aprender idiomas, no tengan que pagar para que sus hijos aprendan nada. El hecho de que existan alumnos o familias que no demanden o no estén dispuestos a realizar este esfuerzo educativo (esfuerzo clarísimo para los profesores pero esfuerzo igualmente tremendo para los alumnos y las familias dispuestas apoyarlos) no debe llevarnos a negar la oferta a aquellos que sí podrían cursar esta opción. Estamos de acuerdo en pedir "seriedad" a la Junta de Castilla y León y a toda Junta que se precie, pero bloquear posibilidades de estudio solamente nos llevará a seguir manteniendo el empobrecimiento general que impera en nuestros centros.







Mapa del sitio Concejo Educativo de Castilla y León
Movimiento de Renovación Pedagógica
www.concejoeducativo.org
Ir arriba

Este sitio puede funcionar colaborativamente gracias al programa libre SPIP www.spip.net